Sé el cambio que quieres ver en el mundo -Lo que crees, creas

7 tips para elevar tu frecuencia y manifestar la vida que deseas

Créeme que el post de hoy te conviene leerlo. ¿Te preguntas muchas veces qué hacer para manifestar la vida que deseas? Aquí se vienen respuestas y tips. ¡Vamos allá seres espirituales viviendo experiencias humanas!

Como ya sabemos, todo es energía. Tanto tu cuerpo, como el ordenador, el móvil o aquello a lo que estés mirando que esté en tu alrededor, está formado por lo mismo, por ÁTOMOS, los cuales emiten vibraciones. Y los físicos cuánticos descubrieron que los átomos se agrupan con aquellos que emiten su misma frecuencia vibratoria.

¿Y por qué te explico esto? Pues porque si tu y yo somos energía, y ya sabes que todo está vibrando y todo emite una frecuencia vibracional característica, y que las vibraciones similares vibran juntas y se atraen; significa que trabajar en elevar tu energía (la frecuencia vibracional que emites) hará que atraigas a tu vida todo aquello que deseas y mereces.

Puede que al principio tengas que leer esta primera parte del post varias veces. Sé que la física cuántica no es plato de gusto para más de uno, pero es necesario que incorporemos estos archivos de sabiduría en nuestra mente para que los utilicemos a nuestro favor.

Y ahora vamos con los tips para trabajar en elevar tu energía y vibrar alto.

 

  • Las emociones y pensamientos emiten su propia frecuencia vibracional. Tus pensamientos y tus emociones tienen un papel protagonista en todo esto. Vamos a dividir las emociones en dos tipos: las del miedo y las del amor. Las emociones basadas en el miedo nos hacen vibrar bajo, y las del amor, obviamente nos hacen vibrar alto.

 

Los pensamientos podemos dividirlos también de la misma forma. No quiero que te agobies pensando que cuando tienes emociones y pensamientos basados en el miedo todo lo malo va a llegar a tu vida. Simplemente siente la emoción, obsérvala y transfórmala. Y con el pensamiento, haz lo mismo, cuando lo tengas obsérvalo y aprende a no identificarte con él, simplemente es un pensamiento, no es real. Y déjalo marchar.

 

Para tener emociones y pensamientos que nos hagan vibrar alto es importante cultivar la gratitud hacia todo aquello por lo que somos afortunados en la vida, la confianza en uno mismo, en la vida y en los demás, y la compasión, que también es fundamental en las relaciones interpersonales.

 

  • Dieta hipoinformativa. La información de la que te nutres es muy importante. En los medios de comunicación abunda mucha información que activa nuestro miedo y eso hace que baje nuestra frecuencia. No quiero decir que andes desinformado, pero consumir mucha información sin filtrar no tiene mucha lógica. Escoge con consciencia aquella información que quieres consumir. Lee libros que te aporten, escucha podcast, consume contenido inspirador como las charlas Ted. Y por supuesto, escoge muy bien a quién seguir en redes sociales, aparta aquello que no te aporte, que no te sume.

 

 

  • Personas medicina. Las personas de las que nos rodeamos nos influyen mucho en nuestra energía. De hecho, como cada una emite su frecuencia, si estás rodeada de personas con una frecuencia más baja que la tuya, de alguna manera la tuya va a bajar también. Eso sí, si trabajas mucho en elevar tu energía, ayudarás a elevar la energía de otras personas cuando entren en contacto contigo. Pero por supuesto, es muy importante rodearte de personas maravillosas, que tengan vitalidad, una visión optimista de la vida, que estén en continua mejora, y que te inspiren a ser mejor en cada encuentro con ellas. Cuando esas personas y tú os juntáis, la magia sucede, porque eleváis vuestras frecuencias. Eso sí, si tú eres una persona medicina aparecerán esas personas, si estás en “modo queja” vas a atraer a personas negativas que estén vibrando bajito.

 

  • Tu cuerpo es tu templo. Ya habrás oído más de una vez que tu cuerpo es el templo que habita tu alma. Si no cuidamos de él, mal vamos. Nuestro cuerpo está hecho para estar en movimiento, y si nos quedamos sentados en el sofá y no le damos lo que necesita, su frecuencia vibracional va a bajar sí o sí. Cuando hablo del sofá no me refiero a que no descanses, porque precisamente también es fundamental descansar. De lo que hablo es de que encuentres el equilibrio entre ejercicio físico y descanso para tu cuerpo. Además, somos seres holísticos, y la forma en la que utilicemos nuestro cuerpo afectará a nuestras emociones y pensamientos. Por eso es fundamental, que hagas ejercicio, que te pongas en movimiento, que saltes, que bailes, para elevar tu energía y atraer circunstancias mejores a tu vida.

 

Y claro, no podíamos olvidar la alimentación. Toma conciencia de lo que ingieres cada día, de la energía que tiene aquello de lo que te nutres. Y sé selectivo, pues comer determinadas comidas puede bajar nuestra energía considerablemente aparte de empeorar nuestra salud.

 

  • Olvídate de la queja y la crítica. Si tienes como hábitos quejarte por todo y criticar a todo lo que se mueve, mal vamos. Esos hábitos te van a bajar la frecuencia, SE-GU-RO. Cada vez que te encuentres a ti mismo quejándote, trabaja la aceptación por aquello de lo que te quejas, y cambia ese pensamiento, o esa frase en voz alta, por algo por lo que te sientes agradecido.

 

Y en cuanto a la crítica, huye de los lugares donde se critique a otras personas. Si quieres hablar algo con alguien que sea necesario decir, díselo a la cara desde el amor y la comprensión, o calla para siempre. Pero la crítica tiene una energía muy baja, y además vas a malgastar tu valioso tiempo en hacer algo que precisamente no te va a ayudar a alcanzar la vida que deseas.  Si necesitas desahogarte porque te molesta mucho algo de una persona, escríbelo y párate a pensar qué tienes que aprender tú de eso. Y luego déjalo marchar.

 

  • Hábitos saludables. Observa cuáles son tus hábitos, cuáles te hacen sentir bien, y cuáles te hacen sentir mal. Cambia aquellos que te resten energía por otros que intuyas que te van a beneficiar, se constante, y no te rindas.

 

Hábitos: alimentación consciente, ejercicio físico, bailar, leer libros que te gusten, escuchar podcast, ver charlas ted, hacer afirmaciones de amor propio, hacer visualizaciones de lo que quieres crear en tu vida, tener un diario de gratitud, meditar, hacer yoga…

  • Haz aquello que te apasiona. Dedicar cierto tiempo cada día a hacer algo que te apasione y te llene el alma, es fundamental para elevar tu frecuencia. Encuentra un espacio para ti al día, escoge tu momento, disfrútalo y vibra como si no hubiera un mañana.

 

Bueno, hasta aquí llegan los tips de hoy, podría seguir diciendo más tips, pero tampoco quiero saturarte. Pienso que son los más básicos e importantes para llevarlos a la práctica en el día a día. Te sugiero que los escribas en tu agenda, o en tu libreta de crecimiento personal, y los taches cada día que los hayas tenido en cuenta. Toma conciencia de cual es la calidad de tu energía cada día y elévala. Está en tus manos.

 

Muchas gracias por leerme, y por dedicarte tiempo a ti.

 

Amor y Luz

 

Cris Bilifs

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: